Pequeños detectives de monstruos. La reseña.

Hola, en nuestro artículo de hoy haremos una reseña de un juego de rol para niños llamado Pequeños Detectives de Monstruos (PDM), de la editorial Nosolorol, del que publicamos un unboxing hace algunas semanas.



Lo que hace especial este juego de rol es el público para el que se ha pensado, ni más ni menos que niños desde 3 años en adelante.


Lo primero que destaca es su encuadernación de tapa dura, la calidad del papel y las numerosas ilustraciones, todo esto lo hace muy interesante para un niño.

No es necesario tener experiencia con juegos de rol, hablamos de niños dando sus primeros pasos con estos juegos, por lo que, explica de forma sencilla que es un juego de rol y sus reglas son básicas.


Para jugar encontramos tres tipos de contratos con la agencia de detectives de monstruos. 
  • Los detectives novatos más peques, donde tenemos los puntos estrella y las herramientas que llevará el detective consigo.
  • Detectives novatos que no son tan peques, donde además aparece un apartado de pistas. 
  • El tercer tipo es para los detectives veteranos, estos además podrán ser el master del juego y encontrarán información útil en su contrato para ello.
Por supuesto tras el contrato deberemos entregar el correspondiente carné a los nuevos detectives de la agencia.
Aunque en el libro se habla de 2 a 5 jugadores, se pueden organizar partidas con muchos más jugadores.

Para jugar completa la plantilla de la misión con:

  • Los sucesos o pequeña historia de porque la agencia solicita la ayuda de los pequeños detectives.
  • La misión: que puede ser atrapar al monstruo, ayudar al monstruo haciendo que este contento para que no de problemas o encontrar alguna cosa que el monstruo se ha llevado.
  • Las pistas para encontrar al monstruo.
  • El monstruo: selecciona el monstruo para la misión, en el libro tenemos 18 monstruos, pero también puedes crear los tuyos siguiendo unas pequeñas indicaciones para ello.
Y ¡a jugar!, con mucha imaginación y 3 dados de 6, se tiran los 3 dados y te quedas con el del centro en condiciones normales, con el de mayor valor si llevas alguna herramienta que te ayude o con el de menor valor si la situación se complica. Para cada situación habrá que superar una determinada puntuación, esa puntuación, que en PDM se denomina miedo, la fijará el master o detective veterano, dependiendo del momento o susto durante el transcurso de la historia, cada monstruo tiene su propio valor de miedo (lo vemos en su ficha), tendremos que superar ese valor para atraparlo.


Además existen unos pequeños seres que pueden aparecer y darnos pistas son Los Gamusinos.


En el libro encontraras una divertida ambientación, una detallada descripción del sistema y una partida de ejemplo, donde puedes aclarar dudas sobre la mecánica del juego.

Al terminar la misión, como en otros juegos de rol, repartimos los puntos de experiencia adquiridos durante la partida, en este caso esos puntos los llamamos puntos estrella, con ellos el detective podrá comprar herramientas que le ayuden, te sugiero que revuelvas el baúl de los juguetes olvidados y seguro que recicláis alguno usándolo como una deteclinterna, red cazamonstruos, lupa detectahuellas y no olvidéis el frasquito de cristal para encerrar al monstruo atrapado. En el libro tenemos 8 herramientas posibles para los más peques y 9 para los detectives veteranos.



También podremos entregar a los detectives mas aventajados unas insignias o medallas como reconocimiento a su valor, trabajo en equipo o mejor idea. Estas insignias son unos adhesivos incluidos en el libro junto con unas fichas de monstruos, en las que aparece su huella en una de las caras y su imagen en la otra, estas fichas nos ayudaran en la ambientación de la misión.



Algunos pensaréis ¿como puede estar un niño de 3 o 4 años sentado delante de una mesa más de 20 minutos?, pues la respuesta os la podéis imaginar... muchos de ellos no pueden, son muy inquietos les gusta corretear y explorar, pero esto no impide que puedan jugar a PDM, como cualquier juego de rol se puede jugar en vivo, bien por la casa o bien por el parque en la calle, así seguro que el juego se alargará y se alargará.

PDM se puede adquirir en versión PDF o papel, esta última incluye también el PDF, este archivo os será muy útil para obtener múltiples copias de plantillas para jugar, como contratos, carnes o fichas de monstruos (solo necesitaréis una impresora).

Se pueden comprar dados especiales de seis caras para jugar a PDM, con un gamusino grabado en la cara del 1. Estos dados vienen acompañados de una pequeña guía de uso, son indicaciones adicionales a las del libro, no son necesarias, pero interesantes para hacerlo un poco más divertido. En Albinusrol podéis ver el unboxing de estos dados.




Puesto que, no todo puede entrar en un libro existe la página de PDM, donde los autores del juego publican información adicional.
  • Nuevos monstruos, como el monstruo del Tio Vivo o el monstruo de la Navidad.
  • Noticias sobre eventos como un juego que montaron con niños de 4 años en un colegio de Pamplona.
  • Descargas de pegatinas, fichas, contratos o carnés.
  • Aventuras para jugar, por ejemplo, cazando al monstruo de debajo de la cama o el monstruo de las Videoconsolas.
Los niños son únicos jugando rol, creo que son puro rol, tienen una carga de imaginación inagotable, son policías y ladrones, villanos y super héroes, indios y vaqueros, se transforman rápido en el personaje que quieren y disfrutan mucho haciéndolo, un juego como PDM les encanta.

Me despido felicitando a los autores e ilustradores de este juego Patricia de Blas y Álvaro Corcín por el magnífico producto final que han conseguido.

Espero que os guste el artículo, un saludo y comentar lo que queráis.

1 comentarios:

  1. Enhorabuena Fede por la reseña. El sistema de juego es muy intuitivo, principalmente por el uso del dado de 6 caras que es el más común. Además los dados de los gamusinos les resultan muy graciosos a los niños. Otro punto fuerte del libro es su tapa dura que le otorga una mayor robustez al producto. Un saludo y gracias por participar en albinusrol.

    ResponderEliminar