El Invierno de Rudesindus. La reseña.

Hola lutines, paseando por la torre escuche esta conversación:
- Después de la primavera llega el invierno.
- No, no, ¡lutin estúpido! aggg, querrás decir que llega el verano...
- Pues NO ¡lutin sabelotodo! aggg, en la torre después de la primavera viene el invierno, ¿magia?

Buenas amigos de Albinusrol, aquí estamos de nuevo con el mago Rudesindus, después de nuestras reseñas de La Torre de Rudesindus y de La Primavera de Rudesindus, ahora os traemos el siguiente suplemento publicado por Nosolorol, titulado El Invierno de Rudesindus.


El autor es el mismo que el del primer suplemento, David García Martín y para las ilustraciones también han repetido con Jaime García Mendoza. Siguen funcionando juntos a las mil maravillas con una narración amena y divertida acompañada de unas ilustraciones muy acertadas.

Mismo formato, con la portada en color y el interior en blanco y negro. Tenemos 32 páginas con un buen gramado, misma calidad y sensación al cogerlo y bucear por su interior.

En el juego de Pedro J. Ramos y Manuel J. Sueiro, fué el lutin Goblop quien nos guió por la torre del mago, en la primavera nos encontramos con la lutina Prisky y ahora junto a Goblop y Prisky, nos acompañarán el gruñón Nesteff y Rudus. Entre todos nos mostrarán los divertidos peligros del nuevo suplemento. Como siempre a través de un conversación entre ellos y el no iniciado lutin, que somos nosotros.

La Torre de Rudesindus rezuma magia por todas partes y ¿que hay en invierno más mágico que la navidad? Este suplemento se centra en esa época del año, la navidad.


Decoremos el árbol

Dulce y alegre navidad… Aggg ¿acaso olvidaste lo que significa ser un lutin? Yo te lo recordaré: ¿Las bolas de navidad?, ¡son carnívoras!. ¿Los espumillones?, ¡están encantados! y no, no, no te confundas con encantadores, nada más lejos. ¿Los reyes magos?, muy lejos supongo, aquí los que vienen son tres demonios con regalos infernales, se llaman Melkor, Raspar y Maltazhar.

Nuevos objetos mágicos se añaden a los que ya conocemos en el interior de la torre, ¿recordáis la chimenea o la alfombra mágica? esta última se congelará y ¿quien tendrá que descongelarla? Ahora, por ejemplo, tendremos que lidiar con la bufanda de Rudesindus o incluso con su calzones congelados ¡aggg!.

Salgamos al exterior de la torre. En los alrededores de la torre tenemos un muñeco de nieve con vida propia y un árbol de navidad (también vivo claro). El árbol esta habitado por seres que, como no, querrán complicarnos la vida, nada de que mona la ardillita o que simpático duende ¡aggg! Al mago le ha dado por alimentar a un lobo que merodea. Si nos alejamos (o más bien el mago nos lo ordena), nuevos peligros nos esperan, como que la nieve de las ramas te podrá caer encima. También encontraremos misteriosos seres: uno con enormes huellas, o pingüinos voladores que no saben aterrizar ¡cuidado!, o un famoso personaje que siempre quiere robar la navidad… je, je, ¿sabes su nombre? ni más, ni menos que el famoso Grinch.

A la izquierda Grinch, a la derecha ¿de quien será esa huella?

El mago es amigo de un orondo personaje del polo norte, muy, muy relacionado con la navidad, por lo que, tendremos que ayudar a nuestro mago a defender la navidad de quienes quieren arruinarla. Realizaremos tareas, que sin conocer muy bien el fin último de algunas, tienen relación con una noche, al parecer, muy especial para el orondo personaje y para muchos humanos.

Y tantos regalo, ¿para qué?
Y así, haciendo pasar frío a seres del cálido infierno, tenemos 35 nuevas tareas que van desde decorar el árbol y colocar en lo más alto una estrella muy especial (luchando con los mágicos adornos), pasando por quitar nieve, descongelar el agua de Lucifer (¿recordáis al malvado gato de Rudesindus?), hasta cosas relacionadas con turrones, Don Frío el muñeco de nieve, regalos, los tres demonios de oriente o unos renos con cascabeles y no se que trineo...

Un duende y el muñeco Don Frío cantando villancicos

Igual que en el anterior suplemento si al tirar los dados llegamos a la tarea 36, esto nos llevará a la tabla maestra del juego. Como en el suplemento anterior es necesario tener el juego, pero no es necesario tener el primer suplemento de La Primavera de Rudesindus.

El sistema con tres dados de seis no varía en este suplemento. Cuando tiramos los dados nos quedamos con el del valor del medio y tenemos que igualar o superar la dificultad, esta puede ir desde 2 (cualquiera puede hacerlo) hasta 8 (será mejor que te olvides). Las puntuaciones pueden mejorar con adjetivos positivos, haciendo que nos quedemos con el dado de mayor valor o repetir la tirada del peor dado, si podemos aplicar dos adjetivos y a la inversa si tenemos adjetivos desfavorables. Además con un arte podemos sumar 1. También podremos conseguir un éxito seguro (dará igual el valor de la dificultad) si obtenemos 3 seis o una pifia segura con 3 unos.

Valoración

Sigue creciendo esta pequeña ambientación. Una peculiar visión del mundo desde los ojos de unos pequeños seres del Averno. De una forma divertida te llevarán al lado oscuro del invierno y en especial de la Navidad. Todo como siempre con su estilo desenfadado, sin otro objetivo que el de distraernos con nuestro hobby favorito.

Al no poder jugarlo con los compañeros de Albinusrol y tratándose de un suplemento muy navideño se lo enseñe a mi hijo y a sus primos, las ilustraciones les volvieron locos, por lo que, me anime y durante las vacaciones monte algunas sesiones. Aunque no es un juego pensado para niños tan pequeños, finalmente la experiencia resultó muy grata para todos, aunque lo suavice un poco, para adaptarlo a la corta edad de los jugadores (no quería provocar pesadillas jeje). Espero poder exprimirlo más en el futuro.

Este suplemento sigue estando a la altura del juego y del primer suplemento, con idéntico precio (6.99 €). Como dije en la reseña del primer suplemento, si os gusta La Torre de Rudesindus os recomiendo El Invierno de Rudesindus.

No me atrevo a predecir cuál puede ser el próximo suplemento, ¿tendremos que ayudar al mago con el sofocante calor veraniego o tendremos que limpiar las hojas caídas del otoño?

Espero que os guste el artículo, un saludo y comentar lo que queráis.

Nos vemos en Albinusrol.

Federico Molino.

0 comentarios:

Publicar un comentario