La Torre de Rudesindus. La reseña.

Hola amigos de albinusrol, en nuestro artículo de hoy haremos una reseña de un pequeño juego de rol de los autores Pedro J. Ramos y Manuel J. Sueiro, de la editorial Nosolorol y en concreto de su línea Bizarra. Hablaremos de La Torre de Rudesindus, un juego orientado para aquellos que se inician en los juegos de rol, pero también para veteranos que no tengan mucho tiempo y quieran improvisar una partida rápida con risas aseguradas. Aunque el juego no se queda solo en algo pequeño como sus personajes, si somos más ambiciosos y queremos crear un historia de varias sesiones también podremos hacerlo.




Consta de 44 páginas encuadernadas en tapa blanda, la portada esta ilustrada en color y el interior en blanco y negro. La calidad del papel es más que aceptable con unas ilustraciones muy trabajadas, el autor de las ilustraciones es Jaime García Mendoza.

El libro no se dirige a ti como un jugador o director del juego, sino como a un personaje. Desde el principio se establece un diálogo entre un lutin veterano llamado Goblop y un lutin novato, tú mismo, quien lee y se dispone a jugar; tienes la sensación de estar jugando desde el primer minuto. De esta forma conocerás la ambientación y a tu personaje al mismo tiempo.


El lutin Goblop, que tiene el título del portador de la campana, te recibe en la torre del mago Rudesindus, tu eres otro lutin, que para entendernos es una mezcla de pitufo y demonio o más bien un diminuto demonio. Los lutines son los sirvientes de la torre y firman un contrato por 13 años con el mago a cambio de una recompensa  (algo que deseen mucho) al final de ese tiempo.


El contrato 


Será la ficha de tu personaje, en el la que escribirás: 

  • El nombre de tu lutin
  • Un dominio, algo sobre lo que tienes poder y puedes usar magia, como dominio sobre animales, metales, fuego, puertas... este último puede ser muy útil, ya que, en este juego incluso abrir una puerta es una proeza. Serás diminuto como un ratón o incluso menos siendo minúsculo y como mucho podrás llegar a pequeño como un gato.
  • Tus adjetivos (servicial, hablador, limpio...), de 2 a 4 positivos y otros tantos negativos.
  • Artes, que serán cosas en las que nuestro lutin es un especialista, como cocinar, mentir, saltar...
  • Las tareas de tu lutin, tres que irremediablemente tendrá que hacer siempre que se lo digan.
  • Y por último cual será tu recompensa tras los 13 años de servidumbre.

La torre


Situada en medio de un bosque, con un huerto en el exterior, rodeada de un foso que cruzarás por un puente levadizo, tenemos la torre del mago Rudesindus. Compuesta por 4 plantas, donde encima de la última están las almenas y en el sótano las mazmorras. 


En cada nivel hay distintas estancias, destacan de abajo a arriba, las mazmorras, el cuarto de los lutines, la habitación de la princesa cautiva, la sala del tesoro, la habitación del mago y el palomar de las palomas mensajeras. En total he contado 22 estancias aproximadamente, repletas de objetos, muebles, etc..., muchos relacionados con la magia como libros de hechizos en la biblioteca y objetos mágicos como una alfombra voladora. Una cosa tenemos que tener clara, nada es fácil ni esta por azar o por mera decoración y su fin es complicar las tareas de los diminutos lutines ¡Grrrr!


Hasta que son llamados para realizar sus tareas, los lutines permanecen en su cuarto donde esta el cofre, en cuyo interior se acomodan todos.




Otros habitantes


Aparte del mago y los lutines hay mas personajes, bestias y animales; todos para amargar la existencia del pobre lutin ¡Grrrr!. Tenemos plantas carnívoras, cuervos en el huerto, la bestia sin nombre en el foso, ratas... pero el peor de todos es Lucifer, el gato de Rudesindus, siempre deseando hincar el diente a un lutin. Y cuidado también con Sir Ángelo en las mazmorras empeñado en rescatar a la caprichosa e insufrible princesa cautiva y mucho ojo con el esqueleto de Ismael el Peregrino (no se aburren los lutines no).



¿Tareas, misiones o aventuras?


Las aventuras son las tareas a realizar, en el libro tenemos una lista de 36 tareas distintas que se asignan de forma aleatoria con los dados y van desde regar las plantas... va que tontería... ¡Grrrr! ¡claro, si no fuera porque son carnívoras!, pasando por, interrogar prisioneros, atender a la odiosa princesa cautiva, sembrar el huerto (con sus "simpáticos" cuervos), dar de comer a Lucifer (sin terminar entre sus colmillos), hasta instruir a los nuevos lutines. Existe libertad para que el Amo de la Torre o director del juego reemplace tareas por otras de su propia cosecha.


Lo siento pero... el tamaño importa y mucho je, je, ¡Grrrr!. Resulta que somos diminutos en un mundo de humanos, por lo que, todo es muchos más grande y pesado que nosotros; esto hace que muchas de las tareas se realizarán mejor con la ayuda de otros lutines.


Y tareas relacionadas con la magia, como remendar la alfombra voladora, colocar los tratados de magia en la biblioteca, fabricar una nueva varita mágica... ¡ojo! que como te descuides la magia puede ser muy traicionera.




A tal punto llega la responsabilidad de un lutin cuando el mago les deja solos en la torre, que incluso tienen que hacerse pasar por el mismísimo Rudesindus para recibir visitas... ¿os imagináis como pueden hacer tal cosa?... je, je

¡Grrrr! y para colmo la sombra del mago también anda vagando por la torre... si, si ¡sin el mago!... ufff os aseguro que la vida de un lutin no es nada envidiable.

El sistema

Es un sistema sencillo, solo necesitas 3 dados de 6 y una campanilla, esta campanilla la hace sonar el portador de la campana para que los lutines acudan y el Amo de la Torre les asigne las tareas que les toque realizar durante la ausencia del mago.


Cuando tiramos los dados nos quedamos con el del valor del medio y tenemos que igualar o superar la dificultad, esta puede ir desde 2 (cualquiera puede hacerlo) hasta 8 (será mejor que te olvides). Las puntuaciones pueden mejorar con adjetivos positivos, haciendo que nos quedemos con el dado de mayor valor o repetir la tirada del peor dado, si podemos aplicar dos adjetivos y a la inversa si tenemos adjetivos desfavorables. Además con un arte podemos sumar 1. Podremos conseguir un éxito seguro (dará igual el valor de la dificultad) si obtenemos 3 seis o una pifia segura con 3 unos.


Para las peleas la dificultad será de 4, si ninguno lo consigue no habrá daño para nadie, si uno gana el otro recibe un punto de daño y si aplicamos un adjetivo sumamos otro punto de daño. La dificultad varía según la diferencia de tamaño entre los contrincantes, siendo más difícil golpear a uno más pequeño, para facilitar esto, en el libro tenemos una tabla de dificultades dependiendo del atacante y el objetivo.


Ya que hablamos de daño, es el momento de mencionar el sistema de salud del juego, en este caso hablamos de niveles de salud; el número de niveles dependerá del tamaño, siendo "intacto" el nivel óptimo y "maltrecho" el peor; aquí no mueres pero te quedas un rato atontado y lloriqueando.


Si recordáis en el contrato mencionamos un dominio, algo sobre lo que un lutin puede aplicar su magia, para ello, se tiran los dados y la dificultad para conseguirlo dependerá del tipo de acción, clasificadas como algo que un lutin puede hacer por si solo (dificultad 4), algo que requiere la colaboración de varios lutines (dificultad 5) y por último algo que no puede hacer ni solo, ni con ayuda, pero si podría hacer un humano (dificultad 6).




En este juego no tendremos una progresión de nuestros personajes basada en puntos de experiencia, pero si nos permite encadenar sesiones creando una historia entorno al grupo de lutines que hemos formado.

Tenemos una pequeña forma de juego para romper el hielo o usar mientras esperamos a algún jugador rezagado (como comentan en el libro), se llama "Explícaselo a Rudesindus" el amo de la torre (director del juego) hace de Rudesindus, este vuelve a la torre e interroga a los lutines sobre porque una tarea no se ha realizado, a partir de aquí se forma una conversación donde un lutin intenta explicar que ha pasado, continua otro cuando interrumpe al anterior y siempre que el uso de un adjetivo no se lo impida, cada adjetivo usado se tacha, la historia termina cuando un lutin consigue terminar de contar su versión, luego el mago decide quien ha ganado y le nombra portador de la Campana de la Llamada. Esta opción me ha resultado muy interesante y obliga a todos los jugadores a interpretar su papel de forma ágil, muy útil para meterse en los personajes antes de empezar la partida.


Podemos continuar la historia y jugar otras variantes, cambiando los años de experiencia de nuestros lutines desde novatos a 12 años, prestándolos a otra torre que podemos diseñar nosotros o también podemos recurrir a una partida en vivo.


El libro termina con un resumen del juego, gran idea para hacer consultas rápidas. 


Valoración


Mi valoración es muy positiva, tenemos que tener en cuenta el formato y precio (8 € con pdf incluido), por supuesto, las aspiraciones de un juego como este no son las de sus mayores como Aquelarre; dentro de la liga en la que compite La Torre de Rudensindus, creo que su papel es más que digno. El equilibrio entre sistema y ambientación es muy bueno, siendo sencillo el primero y muy divertida la segunda.

Han sabido incluir en estas 44 páginas toda la información que necesitamos, con bastantes ilustraciones, mapas de cada nivel de la torre y tablas para resolver rápidamente las distintas tiradas de dados. Como comenté al principio nos introducen en la historia con una conversación entre el lutin Goblop y nuestro lutin, cada capítulo o apartado que nos cuenta Goblop lo acompaña con un pequeño relato, a modo de ejemplo, que nos facilitará mucho la comprensión.


Lo recomiendo para partidas ocasionales e incluso para encadenar varias sesiones y disfrutar de buenas tardes de risas, a mi con ese precio me ha sorprendido gratamente. 


Espero que os guste el artículo, un saludo y comentar lo que queráis.

Nos vemos en Albinusrol.
Federico Molino. 

2 comentarios:

  1. Excelente reseña, dan ganas de comprarlo. De hecho, si no lo tengo ya es porque siempre ha coincidido con algún otro juego de mi interés, pero al final tendré que decidirme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente he tenido el placer de echar alguna partida a este juego y es muy divertido, ideal si quieres desconectar de una campaña larga de algún otro juego de rol y pasar un buen rato. Además tiene un precio asequible y seguro que no te decepciona. Muchas gracias por pasarte por el blog y me alegra que te haya gustado la reseña. Un saludo

      Eliminar