Las Casas de Hermes: Castas. La reseña

Después de traernos el manual básico, la pantalla y la alianza rota de Calebais (que ya os reseñamos el año pasado), los chicos de Holocubierta nos traen el primer manual dedicado a las Casas de Hermes. ¿Quieres saber qué tiene dentro? ¡Sigue leyendo!



Las Casas de Hermes: Castas es un suplemento largamente esperado, publicado en abril de 2016, después de que el anterior suplemento hiciera su aparición en junio de 2015. Como los anteriores títulos surge de la colaboración entre Ludopathes y Holocubierta, siendo el juego original de Atlas Games. Lo único que se conserva del original es el texto, puesto que la maquetación e ilustraciones se han rehecho para la edición española y francesa.


La edición

La edición recuerda mucho a la aventura de Calebais, en tapa blanda, en un formato A4 y el interior a todo color. El precio ronda los 30 € y tiene una extensión de 152 páginas.

Las ilustraciones que acompañan al texto, realizadas por hasta 4 artistas diferentes tienen un estilo similar entre ellas, aportando uniformidad a la obra. Mi sensación es que son ilustraciones que reflejan con bastante fidelidad el juego, en la misma línea que la alianza rota de Calebais y alejándose de la épica del básico, que parecía fuera de lugar.

La maqueta sigue el mismo estilo que en los libros anteriores de la línea. Es una maqueta soberbia que cambia de color en cada uno de los 4 capítulos del libro. El texto se distribuye bien a dos columnas, excepto en las páginas de hechizos que se distribuyen en tres columnas, de la misma forma que el manual básico. Si hay erratas no son muy notables y el texto se lee con comodidad, dejando ver un buen trabajo de traducción y corrección.




Todos estos detalles nos indican el cuidado que han puesto en la edición. Sin duda sigue siendo una línea de primera calidad, en este sentido no han bajado la guardia.

El contenido

El libro se divide en 4 capítulos, cada uno dedicado a una de las Casas de la Orden de Hermes que se conocen como Castas. Se las llama así porque cada miembro de la casa ha sido instruido por otro miembro de la misma, no se aceptan miembros de otras Casas.

Cada capítulo comienza con un resumen general de la información de cada Casa: número de magi, cual es la Domus magna, quién es el Primus, el lema, símbolo y los personajes famosos de la Casa, así como los tribunales preferidos si es que tienen uno. Además el libro está salpicado de semillas de aventuras según el tema que se está tratando.

Casa Bonisagus

La casa más prestigiosa de la Orden, el arquetipo del estudioso rata de laboratorio, obsesionado con sus descubrimientos, siempre dispuesto a poner a prueba los límites de la magia hermética. Nada más y nada menos que el descubridor de la Parma mágica y el diseñador de la teoría mágica fue el Fundador de esta Casa, y eso sin contar a su discípula Trianoma, que fue la precursora política de la formación de la Orden.

Comienza con la historia de la Casa, que no es otra que la historia de la formación de la Orden y de los descubrimientos que cambiarían la magia para siempre.

Sigue con la organización, donde la Casa está dividida en dos corrientes:

• Los Bonisagi, investigadores mágicos expertos en teoría mágica y cuyos objetivos más ambiciosos son forzar los límites de la magia, aunque también escriben textos de laboratorio. En esta sección se explican los rangos según el prestigio y se explica cómo se seleccionan los textos más importantes e innovadores y la forma en la que se difunden dentro de la Orden.

• Los Trianomae, que siguen las metas de Trianoma, encargándose de salvaguardar los secretos de la Orden, así como mantener el equilibrio político de la Orden, velando por la paz.

Hay un tercer concepto de magi Bonisagus que no llega a ser un linaje propio como los dos anteriores, pero que se originó dentro de la Casa. Se trata de los Buscadores, que se dedican a descubrir y registrar los secretos mágicos de la Europa Mítica. Aunque la mayoría de Buscadores son magi Bonisagus, también se aceptan otros miembros de otras Casas.

El capítulo sigue explicando y desgranando el derecho de los magi Bonisagus a reclamar cualquier aprendiz de otro magus. Es un derecho que tienen por encima del resto de Casas y se dedican algunas páginas a reflexionar sobre las implicaciones, explicar las prácticas más comunes y detallar las reglas no escritas que siguen para no ofenden al resto de Casas.

Termina el trasfondo explicando los tipos de Bonisagi que hay (conservadores, diletantes y armonizados) y el cifrado de Trianoma que suelen seguir los Trianomae para proteger sus secretos.

El capítulo nos explica nuevas reglas específicas para Bonisagus como reglas de prestigio dentro de la Casa, reglas de intriga, nuevas virtudes y defectos y cómo llevar a cabo una investigación original para forzar los límites de la magia. Se incluyen 3 ejemplos de investigación que resultan muy útiles.

Casa Guernicus

Los jueces de la Orden, comprometidos con la ley pues sin ella el Caos destruiría a la Orden de Hermes. Consagrados a mantener el orden y cumplir el código hermético. El capítulo dedicado a esta Casa es el más extenso del libro, y no es para menos pues se dedica a explicar el derecho hermético así como el proceso de los casos que se presentan en el Tribunal. Los miembros de la Casa Guernicus tiene el título de Quaesitores, aunque miembros de otras Casas también pueden serlo.




Empieza el capítulo explicando la historia de la casa y las dos corrientes de pensamiento que hay dentro: los conservadores y los progresistas. Nos explican cómo la Prima actual mantiene el equilibrio entre las dos posturas.

Luego pasa a desgranar el juramento hermético, qué implicaciones tiene cada cláusula y qué significado tiene para los Quaesitories "no molestar a las hadas" o "no interferir con los mundanos". También se explica el código periférico prestando especial atención al poder que tiene el Certamen como herramienta vinculante entre los oponentes. Después nos explican los procedimientos en un tribunal y las sanciones que se suelen imponer.

En la siguiente parte nos explican los deberes y poderes de los quaesitores: cómo pagar a un quaesitor, la libertad de investigación que tienen, la obligación de cooperación y cómo hacer consultas.




Nos muestran los diferentes tipos de magi Guernicus que puede haber (como los hoplitas), la predilección por el Arte de Terram de los miembros de esta Casa y la relación que tienen con la Casa Mercere, ya que estos suelen ser los primeros que, al llegar a algún sitio, encuentran indicios de que se haya roto el código.

Por último, nos adentramos en la magia Quaesitorial como detección de improntas y magia residual, hechizos de ejemplos pensados para el cometido de estos magi y rituales secretos que tiene la Casa.

Casa Mercere


Los heraldos de la Orden, la mantienen unida y comunicada, algo fundamental para la supervivencia de las Alianzas y por extensión de la Orden. Pero no sólo son los mensajeros, también tienen otros papeles como prestamistas. Pocos miembros de esta Casa tienen el Don, la mayoría transitan los caminos trabajando por el bien de la Orden en las tareas administrativas que se requieran. Aunque son magi de pleno derecho, no suelen hacer uso de su derecho a voto por respeto a sus hermanos con el Don.




Empieza el capítulo con la historia de la Casa, explicando cómo fueron degradados cuando sus miembros perdieron el Don y cómo después volvieron a ganarse el respeto del resto con su trabajo .

A continuación se profundiza sobre lo que significa ser un Boina Roja: mensajeros, registradores de fuentes de Vis, comerciantes y banqueros (al viajar tanto, no es raro que allí donde vayan quieran cambiar un tipo de Vis por otra). Algunos son mercenarios, al conocer bien los caminos acompañan a otros a modo de guía y escolta. Otros son hasta espías, informando sobre la situación de una u otra Alianza (siempre sobre asuntos mundanos para no romper el código).




Nos explican también cómo son los pocos magi con el Don de esta Casa, expertos en el Arte de Muto, (más concretamente Muto y Vim). Esta parte nos amplía las reglas de laboratorio con nuevas habilidades de hechizos dominados y detallando el funcionamiento de los poderosos Portales de Mercere. Termina el capítulo con una serie de hechizos nuevos y virtudes y defectos.

Casa Tremere

La Casa Tremere destaca por su rectitud y disciplina militar. Sirven a la Orden en tiempo de paz en una continua preparación para las próximas guerras. Sin duda la disciplina es obligada dentro de esta Casa.




La historia de la Casa explica cómo el Fundador pretendió controlar la Orden mediante el uso del Certamen. Se explica también la jerarquía dentro de la Casa y su estructura , detallando las diferentes obligaciones y derechos de un magus Tremere según sea un magi joven, experto, o un exarca (una posición de alto rango).

Progresar por la fuerza es algo permitido dentro de la Casa. Se permite conseguir de esta forma desde el estatus de magus, el sigil, hasta el título de exarca o incluso Primus.

Como es habitual, hay nuevos defectos y virtudes especialmente pensados para esta Casa y nuevos hechizos. También nos explican variaciones sobre el Certamen, para dar más variedad según los oponentes utilicen un estilo u otro.

Conclusiones

Lo único malo que se puede decir de Castas es que quizás el resto de Casas herméticas quedarán en un segundo plano mientras no se publiquen los dos manuales restantes: Sociedades y Cultos Mistéricos.


Decir que estamos ante un suplemento indispensable de Ars Magica suena repetitivo, pero es la pura verdad. Desde mi punto de vista este libro es más importante que Calebais. Castas viene a rellenar un hueco muy importante que había dejado el manual básico: explicar el funcionamiento interno de la Orden de Hermes.

Los que gusten de reglas opcionales y nuevos hechizos encontrarán aquí propuestas interesantes para desarrollar sus personajes, aunque los aficionados al trasfondo son los que realmente quedarán satisfechos. Este suplemento tiene más información útil que muchos manuales básicos de otros juegos, aprovechable hasta la última página, literalmente.

Nos vemos en Albinusrol.
Manuel Belizón.

0 comentarios:

Publicar un comentario