Campaña de DRAGON AGE en el club ARS LUDICA. Sesión 10. El engañoso discurso del Bann Trumhall

Hola amig@s de albinusrol, hoy continuamos nuestra serie de entradas dedicadas a la Campaña del juego de rol DRAGON AGE, que estoy dirigiendo en el Club ARS LUDICA junto a mis amigos Dani "Danpe", Fede "Scarver", Francisco "Telmo" y Alejandro, donde quiero compartir con tod@s vosotr@s el resumen de cada sesión y mis técnicas e ideas que estoy utilizando para las partidas como director de juego.



 Preparación y dirección de la sesión

En primer lugar, sí queréis saber más de este juego, os recuerdo que nuestro compañero Fede "Scarver" nos dejó dos reseñas en el blog: Dragon Age. Caja básica. Manual del jugador y Dragon Age. Caja básica. Manual del director del juego



Como bien sabéis, la sesión 09 finalizó con el derrumbamiento de los túneles subterráneos del misterioso agujero a las afueras de Logerswold, en el que habían aparecido engendros tenebrosos. Además, tanto los héroes como las gentes del pueblo, comenzaron a rellenar el socavón con árboles caídos, ramas, troncos viejos y tierra del propio bosque de Brecilia.

Quinta parte de la aventura oficial "Un Bann de más": Justicia

Después de solucionar la misión secundaria del socavón de los "Engendros Tenebrosos" a las afueras del pueblo, decidí regresar de nuevo a la aventura oficial y esperé las decisiones que tomaran, a partir de ahora, los jugadores acerca de la relación del Bann Trumhall con el bandido orlesiano "Waldric Mano Sangrienta". Recordaros que los personajes jugadores tenían en su poder el diario de Waldric, que implicaba directamente al Bann Trumhall en los delitos cometidos sobre el pueblo de Logerswold y sus gentes.


Cómo en las sesiones anteriores había presentado a los personajes más importantes del pueblo de Logerswold y tenía muy claro las intenciones de cada uno de ellos, simplemente me preparé algunas notas con posibles respuestas de los terratenientes Trewin y Liwis; Sigrid la mujer orlesiana de Trewin, el templario Marcus, la hermana de la capilla Pliacinth, el funcionario medio ciego Zak, Dealia que era la hija del tabernero Liwis, el mozo de cuadra Ridyk que era antiguo soldado del Bann Krole, el aventurero Hocke y un par de aldeanos anónimos para tener todo bien atado antes de la sesión.


Por último, tenía pensado utilizar contra los personajes jugadores al enorme mabari Cola Negra si se le complicaban las cosas al Bann Trumhall, porque empezaban a sospechar que el perro ocultaba algún tipo de secreto. 

Resumen de la sesión

En esta sesión los personajes jugadores contaron, a los ciudadanos de Logerswold, la historia de su enfrentamiento con Waldric Mano Sangrienta y sus bandidos orlesianos. Sin embargo, solo enseñaron el diario de Waldric, el cual implicaba al Bann Trumhall, a los terratenientes Trewin y Liwis, además de Sigrid la mujer orlesiana de Trewin. Por último, llevaron al Bann Trumhall frente a los parroquianos de Logerswold para que se defendiera ante los delitos cometidos. A continuación os dejo el resumen de esta sesión 10:

Después de comer en la posada, los héroes salieron a la plaza, donde los aldeanos habían colocado un viejo atril y varias sillas para sus conciudadanos. Telmo en representación, tanto del pueblo como de los héroes, expuso a sus paisanos la historia sobre la dolorosa pérdida de los leñadores y la derrota de Waldric Mano Sangrienta. Aunque decidió omitir los detalles más escabrosos de la muerte de los leñadores y la intervención del enorme mabari Cola Negra en la muerte Waldric. Por supuesto, no mencionó el vínculo de Mano Sangrienta con el Bann Trumhall y que el libro de cuentas del jefe de los bandidos se encontraba en su poder.


Poco a poco las buenas gentes del pueblo se marcharon a sus casas, pero los héroes invitaron a cenar en la posada al terrateniente Trewin, su mujer Sigrid y pidieron al posadero Liwis qué estuviera presente en la reunión. Después de cenar, los héroes decidieron contarles la verdad de los acontecimientos y la implicación directa del Bann Trumhall. Con las pruebas en la mano decidieron entre todos que Trewin escribiera una carta al Bann Trumhall, solicitando su presencia en el pueblo, para hablar sobre el futuro de Logerswold tras la derrota de los bandidos. La carta se la entregarían los héroes por la mañana y así también podrían aprovechar la visita al Bann Trumhall, para reclamar su recompensa. Todos se marcharon a descansar, a excepción de Telmo, que llevo a su señora el sombrero y el broche que le habían robado los bandidos. Sigrid muy agradecida no dejo que el fornido aventurero abandonará sus aposentos aquella noche... 



A la mañana siguiente los héroes llegaron al campamento del Bann Trumhall. En un primer momento les sorprendió que los 6 guardias que patrullaban el camino estuviesen en el complejo. La verdad, aunque parecían ocupados en sus quehaceres se percataron de que les observaban de forma furtiva. Ya en la tienda del Bann Trumhall, los héroes pidieron su recompensa por acabar con los bandidos. El Bann les ofreció un escrito con la promesa de comprar la madera del pueblo a mitad de precio y el nombramiento como hijos adoptivos de Logerswold, pero de monedas no quiso hablar. Telmo le ofreció la carta de Trewin y tras leerla dijo qué acudiría esa misma tarde. Al resto de aventureros les deseo un buen viaje de regreso a Cyllian, mientras el enorme perro mabari Cola Negra los echaba de la tienda con profundos ladridos. Telmo decidió quedarse en el campamento del Bann Trumhall, para acompañarle y asegurarse de acudiría a la cita en el pueblo, mientras el resto de los héroes regresaron a la posada y decidieron quedarse en Logerswold por si se complicaba la situación por la tarde.

Al igual que el día anterior los parroquianos sacaron el viejo atril y las sillas, para sus conciudadanos, por la visita del Bann Trumhall qué apareció, después de comer, con sus seis soldados y Telmo. Poco a poco se fue llenando la plaza de asistentes y fue el templario Marcus el encargado de la presentación del Bann Trumhall, mientras los soldados de este cerraban las posibles salidas de la plaza, cargando de forma sigilosa sus ballestas. Tanto Rylan cómo Telmo tomaron posiciones defensivas por si se complicaba el evento. Después de la presentación, el Bann Trumhall se puso a hablar desde el atril, prometiendo nuevos hombres para ir a por leña, para lo cual propuso a Telmo, que debía marchar hacia Lothering y Risco Rojo con un contrato de trabajo para traerlos. Además hizo varias promesas electorales como la compleja reforma de la capilla, rehabilitación de las casas, mantenimiento de la calzada principal, reparaciones en los portones principales del pueblo, etc,... Trewin estaba sudando como un cerdo y tenía miedo de hablar, mientras que Liwis muy nervioso esperaba alguna señal del otro terrateniente. La única que alzo la voz fue Sigrid, la cual pidió firmemente al Bann Trumhall que contará toda la verdad. Por desgracia para ella, el Bann Trumhall utilizo en su contra su origen orlesiano y con un discurso elocuente pero engañoso, la comparo con los bandidos orlesianos, con el objetivo de fomentar el odio de los habitantes del pueblo hacia ella. Sigrid se derrumbó entre lágrimas al ver las miradas hostiles de sus vecinos. Solamente Telmo fue abrazarla y la saco rápidamente de allí. Finalmente el pueblo despidió entre vitores y aplausos al Bann Trumhall, el cual pidió a Trewin que buscará a Telmo, para que fuera su campamento a la mañana siguiente y así emprender la misión de buscar hombres para repoblar Logerswold. Telmo y el resto de los héroes decidieron ir al día siguiente a ver al Bann Trumhall y terminar de una vez por todas con esta historia.


Con los primeros rayos de luz, nuestros héroes recogieron sus bártulos para regresar de nuevo a Cyllian. Liwis les volvió a agradecer qué acabaran con el problema de los bandidos y les ofreció un suculento desayuno de despedida. Justo antes de partir, apareció la Hermana Pliacinth y el Templario Marcus para desearles buen viaje y "buena suerte". Mientras, en la casa del terrateniente Trewin, Telmo desayunó con su señora Sigrid y todos los hijos de la familia. Por desgracia era un desayuno triste y todos estaban bastante decaídos por el miserable trato del Bann Trumhall hacía Sigrid el día anterior.

Telmo y el resto de los héroes marcharon hacia las puertas del pueblo y sólo fueron despedidos por el mozo de cuadra de la posada. El resto de la gente se quedó en sus casas espiando cómo los héroes abandonaban en silencio Logerswold. Al llegar a la salida del pueblo, les extrañó que no hubiera guardias apostados en sus garitas y que las grandes puertas estuvieran abiertas. En primer lugar, se dirigieron hacia el puesto de avanzada del Bann Trumhall, donde Telmo tenía que hablar con el Señor del Valle. Al llegar al campamento, vieron a todos los soldados y seguidores del Bann muy atareados, recogiendo todos los bienes del propio campamento y cargando pesados carromatos. 


La buena señora intendente, que les atendió la pasada vez, no dudó en ofrecerles algo de comida y bebida a los héroes de Cyllian y permitió sólo el paso de Telmo para ver al Bann Trumhall. Al entrar en la enorme tienda, observó que estaba completamente recogida y el Bann, con algo de prisa, le ofreció un contrato junto a una pequeña bolsa con escasas monedas, para buscar leñadores en Lothering y Risco Rojo. Además le dijo a Telmo que iba a trasladarse a la Capilla a vivir, mientras acometía la obra de la propia Capilla y la restauración del pueblo. En el exterior, el resto de héroes esperó a que volviera Telmo, mientras observaban cómo se marchaban los pesados carromatos hacia Logerswold. Tras debatir unos minutos el camino a seguir a continuación, decidieron ir a despedirse del Bann Krole en su fortaleza...



¿Implicarán los héroes finalmente al Bann Trumhall por sus delitos contra Logerswold?, ¿Cumplirá Telmo con el cometido de buscar leñadores en Lothering y Risco Rojo para levantar la economía de su pueblo?, ¿Cuál será el verdadero objetivo de la mudanza del Bann Trumhall a la Capilla de Logerswold?... Estás y más preguntas deberán tener respuesta en futuras sesiones.

Espero que os guste nuestra campaña,

Un saludo a tod@s.

0 comentarios:

Publicar un comentario