Campaña de DRAGON AGE en el club ARS LUDICA. Sesión 12. Los elfos dalishanos del noble Arvaniel

Hola amig@s de albinusrol, hoy continuamos nuestra serie de entradas dedicadas a la Campaña del juego de rol DRAGON AGE, que estoy dirigiendo en el Club ARS LUDICA junto a mis amigos Dani "Danpe", Fede "Scarver", Francisco "Telmo" y Alejandro, donde quiero compartir con tod@s vosotr@s el resumen de cada sesión y mis técnicas e ideas que estoy utilizando para las partidas como director de juego.



 Preparación y dirección de la sesión

En primer lugar, sí queréis saber más de este juego, os recuerdo que nuestro compañero Fede "Scarver" nos dejó dos reseñas en el blog: Dragon Age. Caja básica. Manual del jugador y Dragon Age. Caja básica. Manual del director del juego



Como bien sabéis, la sesión 11 finalizó con la huida de los héroes de Logerswold tras provocar un incendio en la atalaya que había en el señorío del Bann Krole. Por último, mientras Euphraty era seguida a cierta distancia por el enorme perro mabari Cola Negra, el resto de los héroes abandonaba a la anciana ama de llaves del Bann Krole en una finca a las afueras del pueblo.

Misión secundaria: El dragón de la Ermita abandonada

Cómo los héroes abandonaron a su suerte al pueblo de Logerswold y el enfrentamiento entre los hombres de Trumhall y Krole, después de provocar el incendio en el bosque de Brecilia. Decidí incluir un dragón en las cercanías de la localización de la Ermita abandonada, para que los héroes tuvieran la opción de admitir su implicación en el incendio o aprovechar la aparición del dragón para ocultar sus huellas en el asunto. 


Además introduje de nuevo a los enanos Bodahn Feddic y su hijo Sandal, que ya conocían a los héroes cuando estuvieron en  Cyllian, con el objetivo de cohesionar un poco más al grupo que había quedado dividido, ya que Euphraty no estaba de acuerdo con las acciones de sus compañeros y pensé que los enanos eran una buena opción para limar asperezas en el grupo. También, empecé a preparar algunas posibles acciones futuras de Cola Negra, que había abandonado al Bann Trumhall y ahora buscaba mejorar sus propios intereses a costa de los personajes jugadores.


Por último, quería utilizar a un grupo de elfos dalishanos para mostrar la situación de este pueblo, tras el terrible incendio que había arrasado tantas hectáreas de bosque y cómo posibles aliados en caso de que el grupo de héroes decidiese ir a por el dragón. 

Resumen de la sesión

En esta sesión los personajes jugadores recorrieron el camino de regreso desde Logerswold hacia Cyllian y se encontraron con los mercaderes enanos Bodahn Feddic y su hijo Sandal, varios peregrinos que juraban haber visto un dragón y un grupo de elfos dalishanos que les convencieron para formar parte de una peligrosa misión. A continuación os dejo el resumen de esta sesión 12:

Al caer la noche acamparon cerca del camino, pero era difícil conciliar el sueño, porque el paraje seguía iluminado por el terrible incendio, que ahora se veía algo más lejano. De todas formas, se tumbaron a descansar y prepararon los turnos de guardia. Para Euphraty, no fue difícil seguir el torpe rastro de sus compañeros, pero no tenía ganas de hablar con ellos y decidió acampar con la compañía de su nuevo y silencioso amigo Cola Negra. El enorme perro, que quería colaborar, cazó un conejo que empezaron a cocinar en una pequeña fogata... 


En el turno de guardia de Hocke, se localizó el pequeño humo de una fogata próxima a su campamento. Despertó a Rylan y sigilosamente fueron a investigar. Euphraty, que les escuchó venir de lejos, se escondió entre las ramas de un árbol y Cola Negra se ocultó entre la maleza. Cuando estaban cerca del pequeño campamento, Hocke se lanzó cuerpo a tierra y fue reptando, mientras Rylan esperó atento un poco más retrasado. Por desgracia para Hocke, el enorme mabari Cola Negra le atacó. Los gritos desgarradores de Hocke alertaron a Rylan, que cargó contra el perro, pero Euphraty bajó de la rama rompiendo el malentendido. Después de hablar con Rylan, la elfa dalishana y el enorme mabari se unieron al grupo en el campamento más grande. Por último, tuvieron que vendar y curar las heridas al pobre Hocke antes de descansar hasta el amanecer... 

Cuando despuntaban los primeros rayos de sol, Euphraty que estaba haciendo la última guardia, escuchó unos ruidos lejanos de un carromato que se venía por el camino. Tras acercarse sigilosamente, descubrió que se trataba del enano Bodahn Feddic y su hijo Sandal a los que conocía de su estancia en la posada de la familia Mullin en Cyllian. Euphraty salió a su encuentro y los enanos le explicaron que se dirigían hacia Logerswold, más concretamente a su posada, para vender sus mercancías. Aunque después de ver la enorme cortina de humo y las lejanas llamas, decidieron que era mucho más prudente dar la vuelta y regresar junto a los héroes hasta Cyllian, para después proseguir su camino en busca de nuevas oportunidades comerciales. Por supuesto, como agradecimiento por la compañía y seguridad que le ofrecían los héroes, los enanos decidieron hacer un generoso descuento a sus acompañantes. Tras realizar algunas transacciones con Jarley, se pusieron en camino. Además como Euphraty necesitaba una armadura nueva de su talla, Bodahn se ofreció a realizar los ajustes necesarios a una armadura que tenía y vendérsela a un buen precio... 


Mientras avanzaban, una tímida lluvia empezó a caer sobre ellos y a lo lejos parecía ayudar a extinguir las llamas, aunque el humo seguía viéndose claramente a pesar de la distancia. Euphraty estaba triste por los sucesos acontecidos en los últimos días y por el incendio. Jarley se le acercó y le pidió disculpas por sus actos respecto al incendio y las terribles consecuencias que tendría en el bosque de Brecilia. Euphraty aceptó las disculpas y el variopinto grupo continuó su camino... 

Por la tarde, Euphraty que iba de avanzada, divisó a un peregrino que corría desesperado en su dirección. Al cruzarse intentó hablar con él hombre, pero el misionero solo decía ¡¡Dragón!! y continuó corriendo. Unos minutos después apareció un segundo peregrino, que también huía despavorido, diciendo lo mismo que su compañero. Rylan consiguió retenerlo con la fuerza de sus brazos, pero lo único que les dijo es que habían visto un enorme Dragón en los alrededores de la Ermita abandonada. Tras dejar que el peregrino continuara huyendo, el resto de la caravana continuó avanzando ahora más lentamente debido a la copiosa lluvia que caía sobre ellos. En sus pensamientos, al menos tenían el consuelo de que el incendio se había consumido y solo una lejana columna de humo sobre el bosque de Brecilia, señalizaba el lugar de la catástrofe. Finalmente, cuando el sol se ocultaba en el horizonte, el grupo de héroes abandonó el camino y se dispuso a descansar. Prepararon una pequeña hoguera y cenaron mientras charlaban de lo que harían como grupo en el futuro. 


Euphraty, antes de ir a descansar, estuvo probándose la armadura que le estaba ajustando el enano mercader. En ese momento, el grupo de héroes fue sorprendido por unos elfos dalishanos batidores dirigidos por Arvaniel hijo del lider de su clan el sabio y magnífico Branchala. Junto a él, venían tres expertos exploradores; Linael, Eyra y Eldriss. En un principio querían interrogar a los héroes mientras les apuntaban con sus arcos, pero en cuanto llegó Euphraty la reconocieron como exploradora de su clan y se calmaron. Arvaniel les dijo que la mismísima Madre Tierra les había advertido de su sufrimiento, cuando vieron el enorme incendio del bosque de Brecilia. Además oyeron hablar del Dragón que merodea por la zona de la antigua Ermita y están seguros de que es el causante del incendio y del sufrimiento de la Madre Tierra...


Aunque Euphraty trató de advertirles de lo problemático de ir a cazar un Dragón. Arvaniel, por su posición de nacimiento, "invocó" la ayuda de los héroes ofreciéndoles como recompensa todo el Dragón, menos la cabeza y también formarían parte de su clan como hijos adoptivos. Los héroes discutieron los pros y los contras de buscar a la bestia y finalmente se apuntaron todos a excepción de Hocke y Sandal. El primero por miedo a morir y el segundo porque no sabía que era un Dragón y además se tenía que quedar vigilando el carromato de mercancías. El resto de los héroes menos Euphraty, que ya pertenecía al clan dalishano, recibieron un tatuaje en su torso, que junto a unos cánticos rituales completó su ingreso al clan dalishano como hijos adoptivos. Después del ritual, se repartieron las guardias y descansaron, soñando en la difícil misión que les deparará el futuro...

¿Serán los héroes capaces de cumplir la misión de Arvaniel y acabar con el dragón?, ¿Porqué decidieron ocultar su implicación en el enorme incendio del bosque de Brecilia?, ¿Cuáles serán las intenciones reales de Cola Negra?... Estás y más preguntas deberán tener respuesta en futuras sesiones.

Espero que os guste nuestra campaña,

Un saludo a tod@s.

0 comentarios:

Publicar un comentario