Campaña de DRAGON AGE en el club ARS LUDICA. Sesión 13 El extraño rastro hacía la Ermita abandonada

Hola amig@s de albinusrol, hoy continuamos nuestra serie de entradas dedicadas a la Campaña del juego de rol DRAGON AGE, que estoy dirigiendo en el Club ARS LUDICA junto a mis amigos Dani "Danpe", Fede "Scarver", Francisco "Telmo" y Alejandro, donde quiero compartir con tod@s vosotr@s el resumen de cada sesión y mis técnicas e ideas que estoy utilizando para las partidas como director de juego.



 Preparación y dirección de la sesión

En primer lugar, sí queréis saber más de este juego, os recuerdo que nuestro compañero Fede "Scarver" nos dejó dos reseñas en el blog: Dragon Age. Caja básica. Manual del jugador y Dragon Age. Caja básica. Manual del director del juego



Como bien sabéis, la sesión 12 finalizó con el ingreso de los héroes como hijos adoptivos al clan dalishano de Euphraty para participar en la caza de un dragón junto al noble del clan Arvaniel y sus seguidores.


Misión secundaria: El dragón de la Ermita abandonada

En la sesión anterior, los héroes decidieron seguir al noble Arvaniel en su misión para acabar con el malvado dragón, que había quemado gran parte del sagrado bosque de Brecilia según la versión de los elfos dalishanos.


Aunque en un primer momento tenía la intención de mantener al grupo unido, aposté por la idea de que los elfos tenían prisa por avanzar y tomar una posición avanzada de cara al futuro enfrentamiento con el dragón y lógicamente el pesado carromato de los enanos entorpecía su sagrada misión. Además, viendo que influenciar directamente a Euphraty con Cola Negra iba a ser muy complicado, por su firme convicción a sus ideales, decidí acercarlo poco a poco a uno de los batidores dalishanos, para empezar a manipularlo de cara a futuras sesiones.


Por último, empecé a mostrar a través de rastros, huellas y cadáveres de animales,..., los nuevos peligros que les aguardaban cuando regresaran a la Ermita abandonada, además del "pequeño" Dragón como empezaron a imaginarse los héroes de la historia. Lógicamente las acciones de los personajes jugadores decidirán el devenir de la historia, pero al no guiarme por una aventura oficial, tendré que improvisar sí finalmente toman algún curso de acción inesperado.

Resumen de la sesión

En esta sesión los personajes jugadores continuaron recorrieron el camino de regreso desde Logerswold hacia Cyllian y tras separarse del grupo, Euphraty y Linael encontraron el rastro de unas huellas de garras, que se dirigían hacía la Ermita abandonada. Finalmente los héroes y el grupo de elfos dalishanos llegaron al antiguo campamento en busca de refugio, antes de continuar su camino.  A continuación os dejo el resumen de esta sesión 13:

Horas antes del amanecer, el grupo de elfos dalishanos se activó y bajo la perpleja mirada de Rylan, el cual montaba guardia, empezaron a realizar un ritual para dar gracias a la madre tierra por un nuevo día y tener fuerzas suficientes para afrontar los peligros que les aguardaban. Euphraty decidió unirse a los miembros de su clan y realizar el ritual junto a ellos, mientras la luz iba alcanzando a la oscuridad para traer un nuevo día. Después tomaron un ligero desayuno de pan élfico con miel, en completo silencio, mientras al pobre Rylan se le hacía la boca agua. Euphraty, demostrando su buen compañerismo, le acercó un trozo a su amigo para que probara las delicias de su pueblo. 

Al terminar, Arvaniel se acercó a Rylan y le dijo que el carromato de Bodanh y Sandal les estaba retrasando mucho y que los elfos iban a internarse en la espesura para rastrear posibles signos del paso del Dragón y realizar unos ejercicios de sigilo y exploración a los que retaron a Euphraty, para ver si era capaz de realizarlos. Nuestra heroína no dudo en aceptar la oferta de Arvaniel para demostrar su valía. Realmente Rylan no estaba muy conforme con la decisión arbitraria que habían tomado los elfos dalishanos y decidió despertar al resto de la compañía de héroes y les explicó las intenciones de Arvaniel. Lógicamente el carromato debía ir por el camino, pero Telmo y Jarley llegaron a un acuerdo con los elfos, para que dejaran marcas de su paso y qué les avisaran en caso de encontrar algún peligro más adelante. Arvaniel estuvo de acuerdo y les dijo que las marcas estarían exactamente cada 2,3 kilómetros de distancia. 


Mientras el resto de la compañía de héroes estaba preparando el desayuno, los elfos dalishanos desparecieron en la espesura. Se movían velozmente entre los árboles y sus silenciosas pisadas les hacían pasar desapercibidos a los pequeños animales y alimañas del bosque. Arvaniel comenzó con el primer ejercicio y ordenó a Eyra que se escondiera en la espesura y después Euphraty debía encontrarla. La verdad es que Eyra se escondió en una zona de matorral de difícil acceso, pero Euphraty gracias a su gran percepción no tuvo problema en encontrarla y emboscarla, demostrando sus grandes capacidades de exploración y sigilo. Su compatriota no tuvo más remedio que felicitarla por su actuación. Justo después llegaron Arvaniel con el resto de los elfos y retó a Euphraty y Eyra a esconderse más adelante para ser rastreadas. Eyra volvió a esconderse de forma correcta, pero fue detectada por Arvaniel y sus hombres. Sin embargo Euphraty que se había encaramado a un gran árbol supo moverse sigilosamente para caer sobre ellos por sorpresa. El gran Arvaniel fingió que la había visto, pero no dudó en alabar a Euphraty para demostrar al resto de sus exploradores que aún les quedaba mucho por aprender. Tras su discurso, los elfos se acercaron a un gran árbol y marcaron en su tronco la primera señal a 2,3 kilómetros de distancia del campamento nocturno que habían dejado atrás. 

En el camino, el viejo carromato de Bodanh traqueteaba lentamente entre la arena y las piedras. Rylan iba delante vigilante para evitar cualquier tipo de emboscada, Telmo iba al lado de la carreta, Bodanh y Sandal continuaban trabajando en el interior del carromato en la confección de la armadura de Euphraty y por último Hocke y Jarley iban en la parte delantera de la carreta llevando las riendas de los pesados bueyes. En tan tedioso avance Telmo, Jarley y Bodanh estaban hablando de los enormes beneficios económicos que les reportaría el Dragón cuando fuera abatido. Jarley, que no tenía muy claras las capacidades bélicas de Bodanh, no dudó en preguntar al viejo enano cómo tenía pensado enfrentarse al Dragón. Bodanh sacó una vieja daga y dijo que gracias a su pericia y sigilo buscaría un punto débil para acabar con la bestia, pero qué realmente estaba muy preocupado por su hijo Sandal y por las valiosas mercancías que dejaría en el carromato. Telmo sonrió y afirmó que con una simple daga sería complicado atravesar las duras escamas de la bestia y que quizá habría sido más prudente quedarse en el carromato junto a su hijo Sandal y Hocke. El enano estuvo pensativo unos instantes y dijo que no quería perder su parte del tesoro, pero qué también le gustaría seguir vivo tras esta apasionante aventura. Así que les ofreció a Jarley y Telmo su propia red de contactos en Risco Rojo y Denerim para la venta de la sabrosa carne de Dragón y la manufactura en armaduras y escudos de las duras escamas de la bestia a cambio de una media parte de botín 0,5. Telmo y Jarley que sospechaban que el viejo enano podría ser una carga en el combate, aceptaron su propuesta y vieron al enano mucho más contento y aliviado, por no tener que enfrentarse al Dragón. Finalmente a media mañana llegaron a la marca que habían dejado los elfos en un enorme árbol cercano al camino: "Un trébol de cuatro hojas". 


Más adelante, en la espesura, los elfos dalishanos habían avanzado otro largo trecho y se disponían a marcar un nuevo árbol para señalizar su paso al carromato de Bodanh, cuando Euphraty se percató de unas extrañas huellas entre la hojarasca del suelo. Se trataban de garras que se desviaban desde la espesura del bosque hacía el camino. Cómo se estaba levantando algo de viento, que movía con fuerza las copas de los árboles, y podría presagiar una tormenta, Arvaniel decidió que Linael, el cual había entablado amistad con el enorme mabari Cola Negra, acompañara a Euphraty para rastrear las misteriosas huellas. El resto de los elfos avanzaría hasta el siguiente punto de control con la intención de avivar el paso y llegar cuanto antes al antiguo campamento dalishano,con el fin de reagruparse todos allí. 


Unas nubes oscuras cubrieron rápidamente el bosque y una cortina de fina lluvia comenzó a caer sobre Euphraty y Linael, que llegaron veloces hasta el camino de tierra y piedra. Allí las huellas eran más visibles y determinaron que tenían un día o dos como mucho. Las garras atravesaban una parte del camino y se dirigían hacia la zona escarpada, donde comenzaban los riscos y la prominente colina. Los dos exploradores llegaron a una pared del risco, cerca del camino, donde vieron marcas de garras que escalaban la pared. Utilizando una larga cuerda, los elfos dalishanos comenzaron a escalar la pared vertical, mientras el enorme mabari Cola Negra aguardaba vigilante en el suelo. La escalada era compleja y debían de buscar buenos puntos de apoyo para subir la pared. Por desgracia Linael quedó atascado a mitad de la escalada y viendo sus escasas posibilidades para continuar la ascensión, decidió descender de nuevo junto al perro, deseando que su compañera tuviera más suerte. Euphraty tenaz continuó la ascensión hasta unas cuevas que parecían atravesar todo el risco. Allí consiguió volver a encontrar el rastro de las huellas y se encontró con los dos cadáveres de grandes osos, que habían sido devorados el día anterior. Al fondo de la cueva estaba la otra salida, donde pudo apreciar a lo lejos el lugar donde se encontraba la Ermita abandonada, donde habían acabado con los Hijos de Andraste hace algo más de una semana. Desde su posición privilegiada pudo observar una extraña nube verdosa sobre la Ermita, con una especie de fantasmas blanquecinos que volaban en círculos alrededor de las ruinas. Con esa visión temible en su mente decidió regresar junto a su compañero Linael, para después informar al resto de sus compañeros de la situación actual de la Ermita abandonada.


En el camino también había comenzado a llover y el pesado carromato seguía avanzando lentamente en busca de una nueva marca, que hubiesen colocado los elfos dalishanos. Habían decidido no parar para comer y fueron gastando sus raciones secas por turnos para no ralentizar aún más la jornada. Jarley, Bodahn, Telmo, Hocke y Rylan iban charlando sobre qué harían después de llegar a Cyllian, cuando finalmente llegaron hasta la segunda marca y vieron a Euphraty, Linael y Cola Negra esperándoles al borde del camino. 

Euphraty y Linael se incorporaron al grupo del carromato y contaron al resto lo que habían visto. Además advirtieron al grupo de lo visible que podría ser el carromato con un grupo muy numeroso para el Dragón y tomaron la decisión de adelantarse la mayoría, para llegar cuanto antes al Campamento Dalishano y así reunirse con el grupo de Arvaniel. Decidieron marcharse todos a excepción de Bodanh, Sandal y Hocke que seguirían avanzando lentamente en el carromato con el objetivo de llegar a Cyllian cuanto antes. Por último, antes de partir, Bodanh ajustó la nueva armadura a Euphraty y deseo mucha suerte a los aventureros recordando su participación del 0.5 a su amigo Jarley. 

Con Euphraty unos metros por delante para guiar al resto del grupo, Rylan, Telmo, Jarley, Linael y Cola Negra avanzaron rápidamente por la espesura siguiendo el rastro del grupo de los elfos dalishanos de Arvaniel. Por suerte, localizaron las marcas situadas a 2,3 kilómetros y cerca del crepúsculo llegaron al campamento Dalishano, donde les esperaban los elfos dalishanos. Allí vieron algunas tiendas de campaña dañadas, merenderos volcados, ropa de misioneros hecha jirones y también ropa de los bandidos, pero no hallaron los cuerpos. Arvaniel ordenó a sus elfos preparar una pequeña hoguera en el centro, junto a los merenderos volcados e inspeccionar las tiendas del campamento para evaluar su estado y ver si el grupo puede pasar la noche aquí, antes de dirigirse hacia la Ermita abandonada...


¿Qué será la extraña bruma verdosa sobre la Ermita abandonada ?, ¿Qué nuevos peligros acecharán a los héroes además del enorme Dragón?, ¿Cuándo llegará el pesado carromato de Bodanh y Sandal hasta Cyllian?... Estás y más preguntas deberán tener respuesta en futuras sesiones.

Espero que os guste nuestra campaña,

Un saludo a tod@s.

0 comentarios:

Publicar un comentario