Campaña de DRAGON AGE en el club ARS LUDICA. Sesión 19 El triste regreso al pueblo de Cyllian

Hola amig@s de albinusrol, hoy continuamos nuestra serie de entradas dedicadas a la Campaña del juego de rol DRAGON AGE, que estoy dirigiendo en el Club ARS LUDICA junto a mis amigos Dani "Danpe", Fede "Scarver", Francisco "Telmo" y Alejandro, donde quiero compartir con tod@s vosotr@s el resumen de cada sesión y mis técnicas e ideas que estoy utilizando para las partidas como director de juego.



 Preparación y dirección de la sesión

En primer lugar, sí queréis saber más de este juego, os recuerdo que nuestro compañero Fede "Scarver" nos dejó dos reseñas en el blog: Dragon Age. Caja básica. Manual del jugador y Dragon Age. Caja básica. Manual del director del juego



Como bien sabéis, la sesión 18 finalizó con la muerte de uno de los héroes, Rylan el hombre de Ferelden, en su enfrentamiento contra el dragón de la ermita abandonada y el cruel descubrimiento de Euphraty sobre los sacrificios que estaban realizando los bárbaros chasind a los engendros tenebrosos.

Nuevos objetivos y misiones para desarrollar la campaña

Al terminar la misión del dragón de la ermita abandonada, con la trágica muerte de Rylan, tenía muy claro que debía introducir nuevos incentivos en la campaña, para que los personajes jugadores siguieran conociendo la ambientación de Dragon Age y el continente de Ferelden. 

Recuerdo que una parte que me gustó mucho del primer videojuego, Dragon Age Origins, fue el reino enano de Orzammar por su sistema de castas muy definido y la importancia de los enanos en la lucha contra los engendros tenebrosos. Por lo tanto, decidí utilizar el personaje de la bruja de la espesura Flemeth, muy importante en la saga de videojuegos, para otorgar una misión al personaje de Euphraty, que estaba regresando a Cyllian desde la espesura de korcari, con el objetivo de ir hasta el reino de Orzammar y explorar esa parte de la ambientación. 


Además en esta sesión tenía que comenzar la andadura del nuevo personaje jugador de Fede, el mercenario qunari Burul, que llegaría también a Cyllian junto a dos nuevos personajes, fundamentales en esta parte de la campaña. Para el resto de los héroes, utilicé el espíritu de Linael, que ya no estaba bajo el influjo del malvado Cola Negra, para que se reuniesen con los enanos Bodahn y Sandal, los cuales habían dejado junto a Arvaniel en el campamento dalishano. 

Por último, viendo que Alejandro quería que su personaje, el joven mago Jarley, ganara poder rápidamente gracias a la prohibida magia de sangre, pensé que podría utilizar el malvado y cruel personaje de Cola Negra en forma humana, como mentor del joven mago y así aumentar la tensión con los personajes de Paco y Dani "Danpe" (Telmo y Euphraty), que aun no habían cruzado la línea roja y aun tenían algo de compasión en esta ambientación de fantasía oscura.


Resumen de la sesión

Esta nueva sesión nos presenta a un nuevo personaje jugador, el enorme qunari Burul que llega Cyllian, para investigar el incendio del Valle de Ruswold y la aparición del dragón por la inmediaciones. Además Euphraty, en su regreso al pueblo, se enfrentó a un grupo de engendros tenebrosos y tuvo un encuentro con la bruja de la espesura 
Flemeth, que le encomendó una importante misión. Por último, el resto del grupo regresó al campamento dalishano para ir en busca de los enanos Bodahn y Sandal antes de regresar a Cyllian . A continuación os dejo el resumen de esta sesión 19:

El enorme qunari Burul se dirigía al pequeño pueblo de Cyllian desde Lothering, por el antiguo camino imperial, junto a su señor el Inquisidor Ezequiel Roglic y el misterioso hechicero Shang Tsung, con el objetivo de investigar un incendio en el Valle de Ruswold y comprobar si el causante del mismo podría ser un gran dragón del norte, que se habría instalado en el bosque de Brecilia.


En el cruce de caminos hacia Cyllian se toparon con unos bandidos felderenos que tenían dos carromatos llenos de mercancías robadas a otros viajeros. Burul bajó de su percherón e intimidó a los tres bandidos para que se marcharan y les dejaran las mercancías, las cuales podrían ser útiles para los habitantes del pueblo. Sin embargo, los bandidos decidieron enfrenarse al qunari y golpearle con sus mazos en un enfrentamiento de tres contra uno. Burul con su enorme espada a dos manos, despachó rápidamente a los bandidos que apenas le rozaron y junto a sus compañeros se llevaron los dos carromatos hacia Cyllian.


Mientras, en el bosque de Brecilia, nuestros héroes Telmo, Jarley y la joven elfa Eyra estaban aún sobreponiéndose a la terrible visión del dragón, que se llevó en una de sus garras el cuerpo inerte de su compañero Rylan. Debido a la rotura del velo, Eyra se comunicó con el espíritu del elfo Linael, que arrepentido por todo lo sucedido, les imploró ir a buscar a los enanos, que habían abandonado en el campamento dalishano. Sin embargo a Jarley le estaba afectando de forma muy distinta la rotura del velo y los espíritus de las personas que habían muerto en el incendio del bosque le llamaban asesino, rastrero y traidor. El joven mago no tenía ninguna gana de regresar al campamento dalishano, donde habían dejado a los enanos y al noble elfo Arvaniel. 

Finalmente Telmo convenció a Jarley y dirigidos por la exploradora elfa Eyra llegaron al campamento dalishando, qué estaba completamente destrozado por el ataque del dragón. Allí encontraron la enorme lanza que utilizó Arvaniel para enfrentarse a la bestia y Telmo comprobó que la punta de acero estaba rota y no tenía ningún brillo mágico, aún así decidió quedarse con el trozo de acero de la lanza. Después empezaron a buscar a los enanos y tuvieron la suerte de encontrar a Bodahn escondido en la espesura, muy afectado por la visión del dragón y la pérdida de sus cuantiosas mercancías. También encontraron a Sandal bajo los escombros de las tiendas y los merenderos, los cuales habían sido arrastrados por el claro hasta una esquina del mismo, debido al viento provocado por las alas del enorme dragón. Telmo decidió recoger en un saco algunas pertenencias de los enanos, que aún estaban en buen estado. Finalmente, antes de marcharse del campamento dalishano, el joven mago Jarley tuvo una visión en la que aparecían los cadáveres de sus amigos Rylan y Arvaniel, que le juraron que acabarían con su vida.


Euphraty se encontraba en la espesura chasind con algunas heridas de su encuentro con la chamán Clarisa, que la maldijo después de apuñalarla. Estaba cansada y dolorida, pero seguía avanzando hacia la cordillera norte, porque no paraba de escuchar agónicos gritos en la oscuridad de la noche. Por suerte, gracias a su dilatada experiencia como exploradora, podía avanzar en la oscuridad sin problemas, mientras esquivaba las distintas hogueras y antorchas que avanzaban también en la misma dirección. Cuando ya estaba cerca del risco, decidió subirse a un árbol y ver las posibilidades de escalar la ladera. Mientras sopesaba esa opción, oyó el grito desgarrador de una mujer chasind, junto al llanto de un bebé. En ese momento vio claramente a varios engendros tenebrosos salir de la espesura y llevarse el cadáver de un guerrero chasind. Sin embargo, otros tres se separaron del grupo y se dirigieron a donde se encontraba la mujer chasind con su bebé y el guerrero que las protegía. Desde lo alto del árbol, Euphraty disparó flechas que impactaron en los engendros. Dos Genlocks se enfrentaron a la elfa que los contenía a duras penas, mientras el guerrero chasind murió a manos del jefe Hurlock, aunque en su lucha dejó múltiples heridas al engendro tenebroso, que cojeaba ostensiblemente. 


Por desgracia para Euphraty aparecieron más engendros tenebrosos y por un momento temió por su vida. En ese instante cayó un rayo y los engendros tenebrosos desaparecieron en un haz de luz. Cuando la luz menguó, la joven elfa dalishana pudo ver a la bruja de la espesura Flemeth. Euphraty recogió al bebé de los brazos sin vida de su madre y se lo entregó a la bruja de la espesura. Flemeth le pidió a Euphraty el favor de entregar una piedra de un extraño metal a la parangon Branka en la ciudad subterránea de los enanos de Orzammar durante el año 9:27 de la Era del Dragón. A cambio la poderosa bruja se comprometió a cerrar la grieta del velo abierta en la antigua ermita abandonada, aunque no podría intervenir con el dragón. Tras despedirse, Euphraty decidió viajar hacia el Este y subir por el antiguo camino imperial hacia el pueblo de Cyllian.


Cuando el grupo del inquisidor Ezequiel Roglic llegó al pequeño pueblo de Cyllian, se puso en contacto con el alguacil Tarl Dale y el funcionario Mereth, para tomar el mando del pueblo en nombre del Tyr Loghain. La primera orden fue reunir una gran cantidad de animales domésticos y ubicarlos en una empalizada de piedra, que construyeron los habitantes del pueblo a lo largo de todo el día. El qunari Burul estuvo comiendo cochinillo en la posada y después estuvo ayudando en el improvisado cercado, donde conoció al viejo sabio dalishano Lindel. Además vio a un enorme perro mabari de color negro cerca de los animales que estaban trasladando hasta allí, pero el perro desapareció rápidamente. Por la noche visitó a Ezequiel Roglic, que estaba rezando a Andraste en la capilla del pueblo. El inquisidor le ordeno, muy a su pesar, que a la mañana siguiente utilizaran la piedra de la propia capilla para construir una torre de vigilancia a las afueras del pueblo.


A nuestros héroes Telmo, Jarley, Bodahn, Sandal y Eyra les pilló el anochecer cerca del pueblo, pero decidieron acampar y entrar en Cyllian a primera hora de la mañana. Mientras estaban decidiendo cómo repartirse las dos escasas mantas que habían rescatado del destartalado campamento dalishano, recibieron la visita de un extraño viajero que parecía conocerles muy bien y que no dudó en relatar intimidades de los héroes. Todos le reconocieron como el enorme mabari Cola Negra, que había mandado a través del pobre elfo dalishano Linael al enorme dragón contra la compañía de héroes. Ahora se encontraba en una forma humana y ofreció una extraña alianza a Jarley, porque veía potencial en el joven mago y le necesitaba para enfrentarse en el futuro a su archimaestro Shang Tsung, que actualmente estaba en el cercano pueblo de Cyllian junto al inquisidor Ezequiel Roglic y el mercenario qunari Burul. Telmo no se fiaba de Cola Negra y quería matarle, pero Jarley decidió que la extraña alianza con el cambiaformas, podía beneficiarle para aumentar su poder mágico. Cola Negra le ofreció a Jarley su ayuda para conseguir su filantrería y así evitar que los templarios le pudieran dar caza en el futuro. A pesar de la oposición firme de Telmo, Jarley aceptó la ayuda de su nuevo maestro Cola Negra. Así que el viajero se internó en la espesura y apareció minutos después en la forma del enorme mabari negro y se quedó al lado del joven Mago del Círculo, bajo la mirada asesina del hombre de ferelden, que permaneció despierto hasta el amanecer vigilando el sueño del perro.


Con el canto del gallo, la elfa dalishana Euphraty llegó a Cyllian por el camino norte, mientras que sus amigos y el mabari cambiaformas llegaban por el sur, donde se encontraba la improvisada empalizada llena de animales domésticos y se olía un dulce aroma a bollería, que provenía de la posada El Espíritu Ceñudo, regida por la numerosa familia Mullin...

¿Cuáles son los verdaderos objetivos del inquisidor Ezequiel y su grupo para el pueblo de Cyllian?, ¿Podrá Euphraty llevar a cabo la importante misión encomendada por Flemeth?, ¿Por qué Jarley quiere colaborar con el malvado Cola Negra, a pesar de las advertencias de Telmo?... Estás y más preguntas deberán tener respuesta en futuras sesiones.

Espero que os guste nuestra campaña,

Un saludo a tod@s

0 comentarios:

Publicar un comentario