Campaña de SPIRE con los amigos del Salón del Rey de la Montaña. Sesión 6 El inesperado final de la representación teatral

Hola amig@s de albinusrol, hoy continuamos nuestra serie de entradas dedicadas a la Campaña del juego de rol SPIRE, que estoy jugando de forma online, junto a mis amigos roleros, José Manuel Palacios "Panda", Dani "Danpe", David "Aakroma" y José Alarico "Jan Cantor", donde quiero compartir con tod@s vosotr@s el resumen de cada sesión.



Todos formamos parte del grupo de rol en la plataforma Discord "El Salón del Rey de la Montaña", donde se suelen hacer quedadas mensuales (siempre que se puede) para jugar a rol de forma presencial, pero debido a la pandemia del Covid-19 no hemos podido quedar tanto como nos gustaría y decidimos realizar una campaña online, para seguir disfrutando de nuestra afición entre amigos. 

La campaña es del juego de rol SPIRE, que ha financiado su versión en castellano exitosamente el pasado 7 de junio de 2021 en verkami, gracias a la editorial Cursed Ink. Sí queréis ver como es este juego de rol os dejo el enlace a nuestro unboxing de Spire.

SPIRE es una descomunal ciudad de elfos oscuros, que hace doscientos años fue conquistada a sangre y fuego por los altos elfos de las tierras heladas del norte. Ahora, los aelfirs (altos elfos) gobiernan la ciudad con crueldad, mientras que los drows malviven bajo su tiranía. Pero un pequeño grupo de drows quiere acabar con los aelfirs y recuperar la ciudad. Los personajes jugadores son drows que forman parte del Ministerio de Nuestra Señora Oculta. Como ministros, realizarán misiones desesperadas para socavar al gobierno y dar pasos hacia la libertad. Practican el espionaje, el robo y hasta el asesinato para conseguir sus objetivos, sabiendo siempre que un paso en falso supondrá su caída... y la de todos sus seres queridos.

El Salón del Rey de la Montaña se enorgullece de presentaros la campaña: 

JUEGO DE ROL

SPIRE, la ciudad debe caer

ESCENARIO

El espectáculo debe continuar

DIRIGIDA POR: 

José Alarico "Jan Cantor"

 PROTAGONIZADA POR:

Elvi 
José Manuel Palacios "Panda"

Dipree
Dani "Danpe"

Ventris
David "Aakroma"

Amadeus
Julio "Albinus"



Resumen de la sesión

Elvi, después de tranquilizarse en el pequeño camerino, recordó que el Arzobispo Wynn había entrenado como asesinos a mucho drows huérfanos y entre ellos a un drow albino llamado Aelon. En ese momento, la sacerdotisa perdió la conexión que tenía con Amadeus y decidió marcharse para buscar a sus amigos. Sin embargo, la joven Ventris que estaba terminando de maquillarse para la representación, no tenía ninguna intención de ir a ayudar a sus amigos, porque solo quería que la actuación se llevase a cabo. La sacerdotisa, que sospechaba de las verdaderas lealtades de su amiga, entro en trance y observó unos hilos negros que parecían surgir de la propia Ventris, así que decidió seguirlos durante su trance a través del teatro. En ese minucioso seguimiento, se percató que estos mismos hilos negros surgían también de otros drows y todos confluían en el escenario donde pudo ver una mesa y sobre ella, una oscura daga enjoyada que no era de metal. Al regresar del trance, Elvi tomó la decisión de acabar con la influencia demoniaca en lugar de ir a ayudar a Amadeus y Dipree. Así que salió rápidamente del camerino y se puso a buscar la extraña daga por el teatro.


Dipree escuchó un persistente sonido de gorgoteo y agonía, que provenía de su compañero Amadeus, sin embargo siguió buscando en esa esquina donde había grabados una especie de símbolos. El agente de las sombras se concentró en descifrar las extrañas runas y recordó, de su duro entrenamiento como agente, que aquellas marcas realizadas con sangre deben situarse en sitios muy concretos, para que toda la estructura empezase a arder de forma inmediata. Instintivamente sacó su daga y comenzó a rasgar los símbolos, porque si el teatro entraba en llamas podrían cancelar la representación y no cumpliría la misión que le había encomendado el Ministerio.


Cuando llegó la hora de la función, Ventris acompañó a la regidora hacia un lado del escenario, el cual tenía el telón echado y allí se encontró con otros actores y actrices, que esperaban el momento de iniciar la representación. Philemon, que también se encontraba junto al escenario, deseo suerte a todos los actores y actrices antes de empezar.

Elvi, que había estado buscando de forma infructuosa a Philemon por los pasillos, observó hacia donde se estaba moviendo la gente y pudo intuir donde estaría. Finalmente la encontró rodeada del resto de actores y actrices, con su daga enjoyada colgando de su cinto como si fuera un arma de atrezzo. La sacerdotisa se acercó lentamente al grupo de actores para bendecirles antes de la función, con la intención de acercarse a Philemon y quitarle la daga enjoyada.

Dipree observó que los símbolos empezaban a emitir un fuerte fulgor mientras los destruía con su daga y escuchó los gritos del drow albino a su espalda: “No insensato…”. De repente, se produjo una fuerte explosión cinética que lanzó por los aires tanto a Dipree como al drow albino, dejándolos fuera de combate…Y en esa esquina donde el agente del Ministerio había destruido los símbolos, las sombras comenzaron a espesarse más y más hasta formar un espeso líquido negro que poco a poco se fue transformando en un brazo viscoso…


Cuando Elvi se disponía a quitarle la daga enjoyada a Philemon, se produjo un fuerte temblor en el teatro y la sacerdotisa dejó al descubierto sus intenciones a todos los presentes…En ese momento se abrió el telón, con un patio de butacas a rebosar de drows y los actores salieron a escena para interpretar el prólogo. La Lajhan se echó a un lado y echando un vistazo al programa de la obra, decidió esperar pacientemente al segundo acto, donde Philemon se enfrentaría a los guardias, que serían interpretados por algunos drows del público.

El primer acto de la obra presentó al público a Jean Val, el hijo mayor de una familia numerosa, que se dedica a robar setas y jarras de pasta de algas para alimentar a sus hermanas menores. En un momento dado fue capturado y pasó una década de sometimiento bajo el yugo de Falayn Anunciador de Gloria…

Ventris estaba en el escenario acompañando los coros y desde su privilegiada posición podía ver todas las butacas ocupadas e incluso los lujosos palcos. En uno de ellos localizó a la censora Radiante es el Puro, que parecía muy inquieta buscando a alguien entre el público del patio de butacas. En mitad del acto se percató del movimiento arácnido de una drow, a la cual reconoció porque había atravesado con su espada al pobre Amadeus. La temible señorita Janar se desplazaba poco a poco hacia el palco de la censora, aprovechando la oscuridad del recinto y que todos los presentes miraban hacia el iluminado escenario.


La joven actriz, abandonó el coro con discreción y se dirigió rápidamente hacia el palco de la censora. A ella no le importaba sí la censora moría, pero no iba a permitir que la representación se detuviese por ningún motivo. Llamó a la puerta y fue recibida por Radiante es el Puro. Ventris le indicó a la Aelfir, que debido a un problema de seguridad, debía de cambiar de palco. La censora recogió sus cosas y pasó al lado de Ventris, que por el rabillo del ojo vio como la señorita Janar se estaba descolgando en el palco y la actriz cerró la puerta con decisión, antes de llevar a la censora hasta otro palco libre. Durante el trayecto, la censora le preguntó a Ventris por la sacerdotisa, pero la actriz no sabía dónde estaba y debía marcharse antes de que el segundo acto de la función comenzase. Radiante es el Puro le agradeció su ayuda, pero en lugar de entrar en su nuevo palco se fue a buscar a la Lajhan por el recinto.

Dipree despertó en primer lugar. Se encontraba dolorido y aturdido, pero su primera acción fue buscar al drow albino, el cual no se encontraba en la destrozada estancia. A continuación, se preocupó del estado de su compañero Amadeus, que aun sangraba lentamente por el pecho, pero poco a poco iba recuperando la consciencia. El agente de las sombras ayudó a levantarse al joven alborotador, con el objetivo de ir a buscar a Elvi. Los pasillos del laberíntico sótano les parecían más oscuros y silenciosos a cada paso que daban. Amadeus notaba una extraña sensación de vacío en su interior mientras Dipree notaba algo raro en él, como si una parte de su cabeza hubiera abierto alguna puerta que debía haber permanecido cerrada.


Elvi, mientras iba avanzando el primer acto, observó que el público estaba inquieto y cada vez más agresivo al ver como humillaban a Jean Val. Además se encendieron unos braseros en la parte frontal del escenario, que desprendían un extraño humo dulzón hasta el patio de butacas. En ese momento, aparecieron Dipree y Amadeus en muy mal estado y le contaron a la Lajhan todo lo acontecido con el drow albino y la destrucción de los símbolos de poder. Eran noticias desalentadoras, pero la sacerdotisa necesitaba a sus compañeros ahora mismo, para sacar los incensarios que estaban afectando al público y destruir la daga enjoyada de Philemon.

Comenzó el segundo acto y su compañera Ventris interpretó una bella canción encandilando al público, que rápidamente centró su atención en ella. Amadeus encontró un enorme baúl lleno de ropa y se dirigió agachado hasta la parte frontal del escenario y decidió taponarlos para evitar que saliese el extraño humo, porque realmente sabía que no tenía fuerzas para sacarlos hasta el exterior del recinto. Dipree no estaba de acuerdo, pero Elvi le dijo que se centrara en destruir la daga. El agente de las sombras, después de haber destruido los símbolos, no tenía muy claro que la destrucción de la daga fuera a solucionar todos sus problemas y agarró a la sacerdotisa del brazo cuando esta se disponía a ir a por Philemon. La Lajhan utilizó la gema de su frente para deslumbrar momentáneamente a su compañero, que sorprendido, soltó su brazo y corrió hasta Philemon que estaba disfrutando de la actuación de Ventris en el propio escenario.


Amadeus empezó a taponar los enormes braseros con la ropa que tenía el baúl y poco a poco las telas comenzaron a arder, soltando un espeso humo negro por todo el patio de butacas. El alborotador se sorprendió al ver tanto humo y las ropas en llamas, así que decidió volcar los braseros para evitar que se incendiase el teatro.

Elvi subió al escenario y comenzó a forcejear con Philemon para arrebatarle la daga enjoyada. Por suerte para la sacerdotisa el público pensaba que era parte de la función, pero Ventris, que seguía actuando, sabía que no formaba parte de la representación. Al percatarse de que Elvi llevaba una daga en su mano izquierda, con la intención de dañar a Philemon, se lanzó corriendo para detener a la Lajhan. Dipree también subió al escenario e instó a Ventris a que continuara su papel en la obra, pero la joven sólo quería salvar a Philemon y no le hizo caso. El agente de las sombras la persiguió por el escenario, bajo la atenta mirada del público, hasta donde estaba el forcejeo por conseguir la daga enjoyada.

En pleno forcejeo, Elvi consiguió quitarle la daga de madera del cinto a Philemon y metiéndola entre dos tablas partió la daga enjoyada. En ese momento, la energía mística que tenía el objeto se derramó por todo el escenario. Durante un momento todo se quedó en silencio y Ventris sintió que no tenía la obligación de proteger a Philemon. La energía mística se introdujo por los conductos que iban a usarse para realizar el ritual durante la representación y llegó hasta donde estaban los braseros volcados en el suelo. Aquella energía golpeó de lleno a Amadeus con una descarga de energía.


Desde el escenario sus compañeros vieron como la sombra de Amadeus se estiraba hasta separarse de su cuerpo. Esa sombra poco a poco adquirió volumen, consistencia y peso hasta tomar la forma de una oscura drow medio desnuda, que iba goteando un líquido viscoso y miraba a los asistentes a través de unos profundos ojos de color verde insano. La sombra sonrió enseñando una boca demasiado ancha y repleta de afilados dientes mientras decía: “El espectáculo debe continuar”.



La sombra extendió su mano y alimentó de una sola vez el ritual de la representación. Sus efectos, que debían producirse en el cuarto acto, llegaron en ese momento y la gente del público empezó a revolverse los unos contra los otros. Aquellos que habían subido al escenario se lanzaron sobre los actores y empezaron a morderlos y devorarlos. La gente de postín, que estaba en los palcos privados, fue despedazada por sus propios criados y los héroes observaron impotentes cómo varios miembros del público se colocaban unas máscaras, similares a la que llevaba Philemon, las cuales se fundieron sobre sus rostros. Estos drows se desvanecieron lentamente y desaparecieron del teatro...

En ese momento, Elvi reconoció que el Dios Enmascarado era quien debía recibir toda la energía ritual de la representación teatral. Esos extraños enmascarados se infiltrarían entre los Aelfires y golpearían cuando menos se lo esperen. El verdadero problema era la energía oscura que estaba desprendiendo este demonio, la cual estaba corrompiendo el ritual del Dios Enmascarado y por desgracia, esos ocultos que golpearan a los Aelfires cuando menos se lo esperen, no traerán la gloria del Dios Enmascarado sino la de los crueles demonios. Finalmente, con un último grito de triunfo, el demonio se lanzó sobre el escenario y desgarró el cuerpo de Philemon que salpicó con su sangre a los estupefactos agentes del Ministerio, que vieron caer la máscara y descubrieron el rostro de una joven drow, que justo antes de morir ofreció la máscara a Ventris diciéndole “Úsala sabiamente”. El demonio sonrió alegremente e hizo varias reverencias añadiendo “Estaré cerca de vosotros, ahí mismo” antes de regresar de nuevo con Amadeus y convertirse de nuevo en su sombra.


La guardia de la ciudad llegó al teatro a disolver el tumulto, después de sofocar varias revueltas en toda la Hilera de Marfil…saqueos, incendios, actos de canibalismo y gente que se colocaba una extraña máscara antes de desaparecer. La guardia finalmente, a través del empleo de la fuerza, calmó los ánimos. Entre los restos y cuerpos fallecidos encontraron el cuerpo de la censora Radiante es el Puro, atravesada por la misma espada que casi acabó con la vida de Amadeus. Hubo detenciones y encarcelamientos arbitrarios, porque nadie sabía muy bien lo que había sucedido realmente. A efectos del Ministerio la misión fue todo un éxito, porque se había representado la obra y la declaración de sus agentes coincidía. Sin embargo los agentes del Ministerio sabían realmente lo que había ocurrido y ocultaron la manifestación demoniaca a sus superiores, para evitar ser ejecutados por el propio Ministerio. Además las muertes de cientos de compatriotas drow en la Hilera de Marfil, pesarían siempre en sus conciencias…o no.

FIN

Espero que os guste nuestra campaña,

Un saludo a tod@s

0 comentarios:

Publicar un comentario